Conectate con --->

Suscríbete

Suscríbete

Críticas

Rocketman: Sir Elton se divierte…y mucho

Rocketman (2019) despega imparable hacia el universo del musical. Y es que la metáfora del hombre-cohete se ajusta a la figura de Elton John como unas buenas gafas de sol. Un intrépido astronauta/superestrella (¿o extraterrestre?) que se aventura al planeta de la fama, donde la incertidumbre y lo desconocido hacen imposible saber si el viaje llegará a buen puerto o el cohete se quedará varado en el espacio. Un viaje dolorosamente solitario, a pesar del brillo de las estrellas.

Con esta premisa arranca Rocketman, el nuevo musical biográfico dirigido por Dexter Fletcher. Antes de empezar las comparaciones con su “antecesora”, Bohemian Rhapsody (2018), es necesario aclarar que, como afirmabaTaron Egerton (que encarna a Elton John en la película) “no juegan en la misma liga”.

Si Bohemian Rhapsody era un biopic sobre Queen y su carismático líder, Freddie Mercury, a la manera de Amadeus (1984), La vie en Rose (2007) o Ray (2004), Rocketman, persigue acercarse al gran musical made in Broadway, más en la línea de La la land (2016), Mamma Mía! La película (Mamma Mia! 2008), Across the Universe (2007) o Amanece en Edimburgo (Sunshine On Leith, 2013) también de Fletcher. Y con una pizca de la nostálgica y setentera Casi Famosos (Almost Famous, 2000). Es por eso que, si quedaban dudas sobre si Rocketman se vería ensombrecido por el arrollador triunfo de Bohemian Rhapsody, aconsejamos que, antes de ver la película, os hagáis con unas buenas gafas de sol, cuanto más estrafalarias mejor. Porque Rocketman deslumbra.

La película repasa el nacimiento del mito de uno de los grandes del pop británico, con permiso de Los Beatles. Comienza presentando a un Elton John “endemoniado”, que ingresa voluntariamente en un centro de rehabilitación. Allí Sir Elton se remonta a una infancia difícil, acentuada por tonos más apagados que contrastan con el resto de la película, que brilla como en technicolor. Con un padre que lo rechaza (Steven Mackintosh) y una madre superficial (Bryce Dallas Howard), al pequeño Reggie Dwight solo le queda el apoyo de su entrañable abuela (Gemma Jones), que le anima a aprender a tocar el piano. Rocketman calienta motores en estas escenas familiares, para por fin despegar cuando Elton conoce a su inseparable letrista Bernie Taupin (Jamie Bell), cuya fructífera relación es retratada con mucho acierto.

La película destaca por su estética y tratamiento musical, ofreciéndonos 121 minutos de pura y electrizante fantasía audiovisual. Roza el realismo mágico con vestuarios imposibles, planos arriesgados y un uso estratégico de la cámara lenta en momentos cruciales nos hacen sentir la huella del propio Elton John en la cinta (no en vano, es uno de los productores de la película). Casi olvidamos que estamos en el cine y no en un karaoke.

© Paramount Pictures

Como eje narrativo se presenta la eterna pugna entre la persona y el alter ego artístico, cuya fama amenaza con consumirlos a ambos y sumirlos en la soledad de no sentirse amado. Ahí Rocketman no se corta en recurrir a clichés típicos: el tímido Billy Elliot del piano convertido en estrella; el manager obsesionado con exprimirlo; la bajada de Elton-Orfeo al infierno de los vicios; su redención amable y esperanzadora. Sea como fuere, se disfruta tanto que los clichés se aceptan como animal de compañía. Y, si Rami Malek fue laureado por su Freddie, Taron Egerton como Elton se lleva la palma al trasmitir los claroscuros del estrafalario genio del piano, atreviéndose a poner cuerpo, voz y alma.

Al parecer, la alianza entre el biopic y el musical está resultando un campo fértil para revitalizar la creatividad en el cine, dormida entre precuelas y secuelas. Si esta tendencia sigue así (se habla ya de Prince y David Bowie como nuevos proyectos) como sugerencia… las grandes divas también merecen más musicales. Entre tanto, como Sir Elton, we are still standing.

Lo mejor: La escena de la canción bajo el agua y Elton levitando en el Troubadour.

Lo peor: La película aspira a la originalidad, pero peca ligeramente con algunos clichés manidos. ¡Y a los fans nos ha faltado Candle in the Wind!

{{ reviewsOverall }} / 5 Usuario (0 votos)
¿Te ha interesado el texto?
. Deja tu opinión
Ordenar por:

Sé el primero en dejar una reseña.

User Avatar User Avatar
Verificado
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Mostrar más
{{ pageNumber+1 }}
Deja tu opinión

Su navegador no soporta la carga de imágenes. Por favor, elija uno moderno

Escrito por

Facebook

Twitter

Novedades

Conectate
Inscribete a nuestra Newsletter