Conectate con --->

Suscríbete

Suscríbete

Javier G. Godoy

RdS: Martha, Marcy, May, Marlene

Siempre insisto a la gente, a la cual interesa el circuito cinematográfico no estrictamente comercial, en la necesidad de permanecer atentos al palmarés del festival de cine de Cannes, el más esperado y el más prestigioso de todos. Es una regla que siempre se cumple: Cannes ofrece a crítica y público posiblemente algunas de las mejores películas del año.

«Martha, Marcy, May, Marlene» es uno de esos filmes que aunan poco presupuesto y debut de su director, cosa que, curiosamente, puede ser un coctel de agradable sabor. En este caso, la mezcla es buena pero lo que nos cuentan no es precisamente agradable. Aquí la historia nos sumerge en los recuerdos y vivencias de una joven que ha sufrido y sufre los devastadores resultados del período en los que formó parte de una de esas extrañas comunidades que surgen con frecuencia en zonas rurales de los Estados Unidos, en resumen, una secta dirigida por un siniestro y totalitario líder.

Sean Durkin dirige la película con ritmo pausado pero regular, cosa que ayuda al espectador a no perder el interés ni en las secuencias con menor sentido, entiéndase aquí el término sentido como el significado de aquellas escenas en las que parece no ocurrir nada pero que sirven como descripción perfecta del desencadenante de la huida que se produce justo al comenzar y que observamos con cierta mezcla de frialdad y curiosidad.
El notable mérito de Durkin es ser capaz de tornar esa frialdad en absoluta empatía con el personaje interpretado por una sorprendente Elizabeth Olsen.

La influencia de Haneke («Funny Games«, «La Pianista«…) es notable y observamos que la puesta en escena es digna de un alumno aventajado, ya que, sin ser una película violenta o visualmente impactante, como sí lo son 2 o 3 del maestro alemán, muchos de los momentos del filme son absolutamente turbadores y duele pestañear porque uno no quiere perderse ni un detalle. Qué maravillosa sensación es esa de sentirse hipnotizado por los fotogramas y qué fácil parece hacerlo, cuando realmente se trata de una composición portentosa de guión, fotografía, trabajo actoral y, en este caso, de ausencia de banda sonora.

Ojo, también, a la denuncia social, al peligro de estos grupúsculos que, aprovechando la debilidad de sujetos ahogados por la soledad, la falta de adaptación, el hartazgo y demás daños colaterales producidos por una sociedad devoradora de seres humanos, se hacen dueños de esas personas anulando por completo su condición de elementos independientes. «Martha, Marcy, May, Marlene» es un grito sutil contra ese virtual homicidio en primer grado.

Buen cine para esta tarde de sábado, amigos.

Por Javier Gómez.

{{ reviewsOverall }} / 5 Usuario (0 votos)
¿Te ha interesado el texto?
. Deja tu opinión
Ordenar por:

Sé el primero en dejar una reseña.

User Avatar User Avatar
Verificado
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Mostrar más
{{ pageNumber+1 }}
Deja tu opinión

Su navegador no soporta la carga de imágenes. Por favor, elija uno moderno

Escrito por

Facebook

Twitter

Novedades

Conectate
Inscribete a nuestra Newsletter