Conectate con --->

Suscríbete

Suscríbete

Recomendación de la Semana

Onward: Magia urbana

Onward aparece precedida de nuevo por el Oscar a Toy Story 4 (2019), en un certamen en el que cada vez más voces críticas se alzan contra la imposición por decreto de premiar siempre (o casi) a la productora de la lamparita. Pero, nuevamente, hay mucho que decir sobre su enésimo divertimento animado, un trabajo palomitero pero con el sello de calidad presente en una filmografía casi perfecta.

Ian es un elfo que vive en un mundo en el que se ha olvidado la magia, donde las hadas han olvidado cómo es volar y prefieren hacer el macarra a Los Ángeles del infierno; donde los monstruos que antaño asolaban la Tierra ahora regentan negocios de comida rápida; donde los minotauro son agentes de policía acomodados. En este contexto, y junto a su hermano Barley, descubre que su fallecido padre era un mago, y que les ha legado un hechizo para que puedan resucitarle y permanecer con él durante 24 horas. Es entonces cuando comienza una carrera contrarreloj por conseguir ejecutar este abracadabra, en el que ambos hermanos (y las piernas de su cuasi resucitado padre) se lanzan a través de mapas antiguos, carreteras sinuosas y feroces dragones.

La imaginación y la puesta en escena de Pixar y sus profesionales está fuera de toda duda. Sin embargo, Onward, si bien es un delicioso paseo por la fantasía más infantil (dicho aquí sin sentido peyorativo) y las aventuras adolescentes (aquí quizá sí que un poco), carece de ese toque genial que ha hecho de sus antecesoras obras maestras. No siempre vamos a tener un Nemo, o unos Increíbles, ni un Ratatouille, ni siquiera un Up, pero la tendencia a lo repetitivo, y la reducción de tramas y chistes a las salidas fáciles, hace que Onward se vea a gusto, pero que no permanezca en la memoria. La épica (que hace que la piel se ponga de gallina en el abrazo de amigos de Toy Story 3, o en la relación entre Wall-E y Eva) no se encuentra por ninguna parte, y esos secundarios carismáticos en forma de Dolly hablando balleno, o de la peculiar diseñadora Edna, se reducen aquí a la figura de La Manticora, que si bien es de lo mejor de la película, no esta desarrollada como debería.

Aun así Onward es muy divertida. Bebe de fuentes nada sospechosas como Indiana Jones y la última Cruzada (Indina Jones and the Last Crusade, 1989) o Regreso al futuro (Back to the Future, 1985), y tiene en el personaje de Barley, el hermano mayor, un diamante al que podría haber aprovechado más y mejor. No le falta ningún elemento clásico de las aventuras: espadas, magia, puentes levadizos, mapas del tesoro, grutas escondidas, conjuros fallidos…nada que no hayas visto ya, nada que no disfrutes. Otro día hablaremos de la redundancia obsesiva e insana de Pixar en la ausencia de la figura paterna.

Lo mejor: Aventuras, acción, buen humor, y una superioridad técnica como solo Pixar sabe hacer.

Lo peor: La tendencia a la irrelevancia de sus últimos estrenos.

Onward está disponible en Disney +

{{ reviewsOverall }} / 5 Usuario (0 votos)
¿Te ha interesado el texto?
. Deja tu opinión
Ordenar por:

Sé el primero en dejar una reseña.

User Avatar User Avatar
Verificado
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Mostrar más
{{ pageNumber+1 }}
Deja tu opinión

Su navegador no soporta la carga de imágenes. Por favor, elija uno moderno

Escrito por

Vente a vernos a YouTube

Facebook

Twitter

Novedades

Conectate
Inscribete a nuestra Newsletter