Conectate con --->

Suscríbete

Suscríbete

Críticas

Monos: Un paseo por el lado salvaje

¿Qué es lo que somos? ¿Personas? ¿O animales? ¿O salvajes?” Es una de las tantas reflexiones dentro de la novela El señor de las moscas que publicó William Golding en 1954. En aquel momento, sería incapaz de predecir la repercusión cultural que la misma tendría, aún después de décadas de literatura y cine: las adaptaciones de la novela a diferentes formatos son numerosas; el número de referencias inagotables, aunque en ocasiones casi inapreciables por sutiles. Llegado el momento, el cine colombiano a tomado su propia historia reciente de la mano de la ficción de Golding para crear una película de crudeza carmesí, inspiración aventurera y trasfondo de complejidad humana en busca de una salida de su selva de irracionalidad.

Todo resulta confuso en un inicio. Sin embargo, somos capaces de encontrar un sentido al caos desarrollando una nueva mirada guiada por los códigos del propio film: el grupo de jóvenes se presenta salvaje, desnortado y hambriento de experiencias; también domesticado por una organización superior, adiestrado para obedecer como niños soldados que mantienen como rehén a una doctora. Tienen sus propias normas, métodos y castigos, viven al margen, pero se debaten entre la necesidad de pertenencia y la exploración de los deseos animales. Fruto de ello surgen escenas de violencia casi poética, despertar sexual descontrolado, o amor y odio guiados por la confusión, que hacen mutar los vínculos entre los personajes en la continua indecisión de la moral.

A lo largo del metraje, el enfoque escogido genera una monotonía que queda lejos de jugar en contra del espectador, denotando una firma autoral y genera una nueva capa de lectura más allá del diálogo (escaso) y las acciones (frenéticas). La fotografía, de gran contraste entre el primer y segundo acto gracias al cambio de escenarios, acompaña de forma valiente jugando entre planos cortos y cercanos, extensos y generales, bañados siempre por un hilo musical que roza la psicodelia y lo experimental para engullir al espectador.

Desde la brutal tranquilidad de la cima rocosa del primer acto, hasta la angustiosa profundidad de la selva y las aguas torrenciales, la película discurre en una continua carrera hacia el poder a través del terror de los conflictos latinoamericanos, intentando comprender a su vez cómo alcanzar la libertad personal o la redención. El conjunto resulta abrumador por su crueldad, a la vez que esplendoroso por su exposición y las observaciones que regala.

Lo mejor: Ser capaz de hablar de la complejidad humana desde la brutalidad del belicismo sin dar la espalda a la delicadeza audiovisual.

Lo peor: Que en muchos momentos juegue en la cuerda floja entre lo autoral y lo pedante.

{{ reviewsOverall }} / 5 Usuario (0 votos)
¿Te ha interesado el texto?
. Deja tu opinión
Ordenar por:

Sé el primero en dejar una reseña.

User Avatar User Avatar
Verificado
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Mostrar más
{{ pageNumber+1 }}
Deja tu opinión

Su navegador no soporta la carga de imágenes. Por favor, elija uno moderno

Escrito por

Facebook

Twitter

Novedades

Conectate
Inscribete a nuestra Newsletter