Conectate con --->

Festivales y Premios

Festival de Berlín 2022: Reseñas y palmarés

La Berlinale 2022, que acaba coronando a la película dirigida por la española Carla Simón Alcarrás (2022) como gran ganadora del Oso de Oro, ha dejado un palmarés irregular, pero también un puñado de buenas (y no tan buenas) películas. A continuación, hablamos de algunos de esos trabajos y el recuento de premios y premiados.

Cinco Lobitos (Alauda Ruiz de Azúa, España, 2022)


«A veces somos felices y no nos damos cuenta». Aunque solo fuera por esta frase y por sus implicaciones, por el momento del metraje en el que aparece y por el personaje que la pronuncia, valdría la pena el visionado de Cinco lobitos. Se debe celebrar que, más allá de la presencia de Isaki Lacuesta y Carla Simón en la Sección Oficial, se haya escogido la ópera prima de la cineasta española Alauda Ruiz de Azúa para competir en Panorama, una de las secciones más representativas y longevas de la Berlinale. Cinco lobitos es un film auténtico, cercano, entrañable, que diseca e interroga las mentiras que aquejan a los millenials -sin esquivar las que afectaron a la generación de sus padres-, y que, valiente, aporta alguna respuesta. Entre otras, que la salud de que goza el cine español está, en buen modo, en manos de mujeres jóvenes y hábiles. Bravo.

Cinco lobitos (2022) - Filmaffinity

Manto de gemas (Natalia Lopez, México, 2022)


El de dominio de la antinarración parece reservado para unos pocos escogidos del séptimo arte, que han pasado -o pasarán- a la historia del cine. No forma parte de este grupo Natalia López Gallardo; por lo menos todavía no. Manto de gemas deja para el recuerdo algunos planos virtuosos, algunas poderosas metáforas visuales, algunos momentos de logrado metadiscurso. Pero el relato se pierde, por un lado, en su negrura indecible y, por otro, en una narración incapaz de compensar con un exceso de elipsis las rémoras de un guion endeble. Quizá algún día, pero aún no.

Manto de gemas, ¿de qué trata la cinta mexicana que ganó en la Berlinale?

Nana (Kamila Andini, Indonesia, 2022)


La desconocida Kamila Andini sorprende con Nana, un delicioso relato cargado de sensibilidad y onirismo sobre los afectos inconfesables que ponen en jaque las bases de una existencia cómoda, pero quizá anodina. Se trata de un film elegante, visualmente delicioso, ambientado de modo exquisito en la Indonesia del año 1966. Si algo se le puede reprochar a la cinta de Andini es su extensa deuda con In the Mood for Love (Wong Kar-Wai, 1999), que abarca desde los elementos mencionados hasta la centralidad de un amor irresoluble, pasando incluso por los pizzicatos de la banda sonora. De tal modo consigue la realizadora emular en su film la estructura de sentimiento de la obra maestra del honkonés, que ambas películas componen un díptico acaso más logrado que el que establecía la segunda con 2046 (Wong Kar-Wai, 2004). Nana cuenta, no obstante, con un notable elemento de originalidad, que reside sobre todo en su serena reivindicación de una libertad de maniobra que a las mujeres a las que está dedicado el film les fue arrebatada durante mucho tiempo.

Rabiye Kurnaz vs. George W. Bush (Rabiye Kurnaz gegen George W. Bush, Andreas Dresen, Alemania, 2022)


Hacía falta un colirio así. En la época de los opinadores profesionales y de los haters, en la que el cuarto poder amenaza no pocas veces con fagocitar al tan malatratado tercero, en la que parece más fácil que nunca juzgar y condenar las acciones de los otros -destruyendo sus reputaciones de paso, si es menester- alguien tenía que recordarnos el fundamento de nuestra sociedad y de nuestro estado de derecho. A saber, que todo individuo es inocente mientras no se demuestre lo contrario ante un tribunal competente, en un juicio justo. En la Berlinale 2022, Andreas Dresen es ese alguien. Con una narración ágil y buenas dosis de humor, su cinta Rabiye Kurnaz gegen George W. Bush se hace eco de la historia del chaval que la prensa calificase como «el talibán de Bremen», el primogénito de una familia turca que, un poco despistado por las promesas prometeicas del islamismo, decide viajar a Afganistán. Allí será capturado, para ser deportado de inmediato a Guantánamo. Sin embargo, apenas tres minutos aparece el muchacho en la pantalla: su destino es un puro mcguffin para relatar la historia de amistad entre su madre (coraje) Rabiye, una matriarca turca sin complejos, y Bernhard Docke, el abogado que, movido a partes iguales por la simpatía hacia la anterior y por la defensa de los derechos humanos, decide liarse la manta a la cabeza y unirse a una demanda contra el Presidente de los Estados Unidos a propósito de la citada base militar en territorio cubano. Aunque aquejada de un continuo regusto a telefilm, la película resulta sólida en sus dos primeros tercios, antes de desinflarse un poco en el último. Acaso un cuarto de hora menos hubiera sido un punto de más. No obstante: su visionado es altamente recomendable, tanto por la rabiosa actualidad del tema de fondo como por la interpretación de la actriz que encarna a Rabiye, Meltem Kaptan, capaz de generar en el espectador una empatía poco común. Sin duda, una de las favoritas al galardón de mejor actriz.

Rabiye Kurnaz vs. George W. Bush' Review: Andreas Dresen's Gitmo Drama –  The Hollywood Reporter

Return to Dust (Yin Ru Chen Yan, Li Ruijun, China, 2022)


Resulta extraña a la mentalidad moderna -genera incluso rechazo- la idea de un matrimonio de conveniencia entre dos personas que se han visto solo una vez. Sobre nuestra atalaya occidental, desde la que nos sentimos con derecho a juzgar -e, incluso, a imponer- el comportamiento de los demás pueblos del planeta, tal planteamiento se antoja incomprensible, retrógrado y condenado al fracaso. Es por eso que la cinta del realizador chino Ruijun Li se siente como una provocación en toda regla, como una propuesta herética contra el Zeitgeist. Solo eso sería suficiente para estimar su indudable valor; este queda, además reafirmado tanto por el mimo de su estética visual como por su narración pausada. Ambos elementos apuntalan un relato contemplativo sobre la vida de los dos campesinos desconocidos que contraen nupcias y deciden -¿por qué no?- que van a tratarse bien, que van a cuidar el uno del otro, que van a hacer equipo. La representación de la dureza de sus condiciones de vida, así como la secuencia en la que él, por una vez, pierde la paciencia, son elementos fundamentales para la credibilidad de todo el conjunto, en tanto que aterrizan en la experiencia de la imperfección lo que de otro modo se reduciría a un cuento bucólico. Más aún, el film logra no solo evadir el peligro de la irrealidad de lo representado, sino que lo invierte, cuestionando de modo indirecto si no será precisamente el discurso occidental sobre la esperanza en el progreso infinito, las comodidades de la vida urbana y el mito del afecto libre de ataduras la fábula macabra que amenaza con arrebatar lo más bello de nuestra condición humana: la capacidad de establecer vínculos verdaderos con el que tenemos delante.

Return to Dust' ('Yin ru chen yan'): Crítica de cine | Berlín 2022 -  Noticias y chismes de la farándula mundial

The Line (La Ligne, Ursula Meier, Suiza, 2022)


Dos ovaciones -una al comienzo de los créditos finales y otra a su conclusión- se escucharon tras el visionado La Ligne, que sorprendió al público presente en abundancia en el Friedrichstadt Palast, presumiblemente el cine de mayor aforo de todos los que albergan las proyecciones de la Berlinale. Y es que si hay algo que el respetable agradece en un festival de cine es precisamente eso: ser sorprendido. Tener el gusto de paladear una cinta que, sin estridencias ni concesiones al sensacionalismo, se salga de lo común. La Ligne lo consigue hasta tal punto que sus casi dos horas de visionado resultan muy cortas: uno quisiera quedarse un rato más compartiendo los avatares de la familia protagonista, compuesta en su núcleo por una madre (excelente Valeria Bruni Tedeschi) y sus tres hijas. Cuatro personajes arquetípicos -aunque no por ello planos- que brindan una jugosa exploración del alma femenina y de las relaciones interpersonales. La ligne es, por otra parte, un film camaleónico, que muta entre los géneros sin inmutarse, del criminal a la comedia pasando, sin solución de continuidad, por diversos subgéneros del drama. Una propuesta tan rica y tan compleja que uno se queda con ganas de volver a verla pronto, para exprimir todo su jugo. Y, hasta que eso sea posible -esperemos que alguna distribuidora hábil apueste por la cinta-, habrá que contentarse con indagar en la filmografía de Ursula Maier, la mujer detrás del prodigio.

A E I O U – A Quick Alphabet of Love (A E I O U – Das schnelle Alphabet der Liebe, Nicolette Krebitz, Alemania, 2022)


No falla. Todos los años, en cualquier edición de la Berlinale -al menos de un tiempo está parte- se cuela en la Sección Oficial una película que no sabe uno de dónde sale, o por qué está allí, o qué oscuros mecanismos habrán influido en su elección. Pero, al fin, para eso estamos los críticos: para examinarlo todo y quedarnos con lo bueno. A lo malo no hay que dedicarle demasiado tiempo. De modo que baste con decir que el film de Nicolette Krebitz sobre el idilio entre una señora y un chaval al que cuadruplica en edad es una soberana tontería. Afortunadamente, hay una breve secuencia en la que el film se delata: en el momento de su enamoramiento, él suelta dos pájaros de colores que, animados en CGI, anidan en su pelo y revolotean por la habitación que sirve de escenario a sus encuentros, mientras la cámara lenta es testigo de sus risas al son de Here Comes the Sun. Increíble pero cierto. Tenía que haber hecho como el colega de al lado, que abandonó la sala en ese momento ridículo. Pero me hubiera perdido el comentario de una compañera a la salida de la proyección, que preguntaba atónita, casi desconsolada: What’s going on with the German Cinema? Pues eso.

Fuego (Avec amour et acharnement, Claire Denis, Francia, 2022)


Avec amour et acharnement es, sin lugar a dudas, una de las perlas de la presente edición de la Berlinale. Con ella, Claire Denis demuestra no solo que está en plena forma, sino que tiene aún mucho que contar. Y que lo cuenta como nadie. De la mano del inolvidable tándem compuesto por Juliette Binoche y Vincent Lindon, Denis entrega un relato intimista, intenso, profundo. La crisis de una pareja bien avenida es el pretexto para una indagación honesta de la psicología masculina y la femenina, con sus diversos modos de sentir y de manipular, a veces de modo inconsciente, los sentimientos del otro. La cercanía de su propuesta visual -abundan los planos cortos e íntimos-, la música de los Tindersticks -inseparables de Denis- y la maestría narrativa de la autora gala consiguen remover las bases de los resortes afectivos del espectador, conectar con algunas de sus emociones más recónditas, plantearle interrogantes que lo acompañarán tras abandonar la sala. Y, por si no fuera poco, la otrora ayudante de dirección de Wim Wenders se permite el lujo de aderezar el conjunto con un jugoso subtexto sobre la paternidad; privilegios de los grandes del cine. Por todo lo dicho, Avec amour et acharnement se sospecha sin duda una de las favoritas, siempre que Shyamalan y el resto del jurado no anden muy despistados. Que todo podría ser.

Everything Will Be OK (Rithy Panh, Camboya, 2022)


Ningún aplauso se escuchó tras la proyección de la desesperada fábula distópica Everything Will Be OK, un film claramente perteneciente al formato de ensayo audiovisual -las referencias a Chris Marker no son gratuitas-, por lo que sorprende su lugar en la Sección Oficial. Indudablemente, mucho hay que rescatar de una propuesta a modo de gran aldabonazo en la conciencia, en su descarada denuncia de los mecanismos del poder ávidos de destruir el planeta, la libertad y aun la poesía. Sin embargo, es de esperar que pocos conecten con un discurso incómodo hasta el extremo, tanto por la recurrencia de sonidos e imágenes desagradables como por la inusitada ausencia de dinamismo de los planos, que -a excepción de las imágenes de archivo- carecen de todo movimiento profílmico. Así, los encuadres, si bien a menudo móviles, están compuestos de dioramas inanimados, repletos de figuras inanimadas y toscas, a modo de rudimentarios tótems de animales y humanos. Un brindis a la extravagancia, que se presta al análisis de teóricos y académicos… Pero poco más.

Peter von Kant (François Ozon, Francia, 2022)


Además de los bostezos y alguna que otra huida de la sala, además de un tibio y breve aplauso final al film encargado de abrir la septuagésimo segunda edición de la Berlinale, el firmante fue testigo de una cinta sin pulso, ambigua, que no acaba de encontrar el tono. Se sospecha que François Ozon no sabe muy bien qué quiere: si hacer una comedia, un drama gai, un remake de Las amargas lágrimas de Petra von Kant (Die Bitteren tränen der Petra von Kant, 1972), una parodia del propio Fassbinder encarnado en Denis Ménochet (él sí, magnífico), o todo lo anterior al mismo tiempo. Desde luego, si lo sabía, lo disimula con gran pericia. En cualquier caso, al menos para un espectador ignorante -como es el caso- de la mencionada obra de Fassbinder, la «adaptación libre» de la misma perpetrada por Ozon se queda coja, incierta, titubeante. Dicho de otra manera: no funciona por sí misma. Aunque hará las delicias del público objetivo al que va dirigida.

Con el filme “Peter von Kant” abrió la Berlinale 2022 | Cine | La Voz del  Interior

Rimini (Ulrich Seidl, Austria 2022)


Con Rimini, sin duda su película más redonda y profunda hasta la fecha, Ulrich Seidl continúa fiel a su inigualable estilo, delimitado por unas formas que generan la suficiente distancia de seguridad con el espectador como para ser capaces de encerrar todo el dolor y la desesperación que se esconden tras su mundo kitsch. La cinta gira en torno a la figura de Richie Bravo, un cantante de schlager y gigoló de admiradoras flácidas que viene a ser -incluso en la apariencia- como un quiero y no puedo de Gran Lebowski. Por su ostentosa casposidad, Richie pasa a ocupar, de modo inmediato y por derecho propio, un lugar preeminente en la galería de monstruos del autor austriaco. En otras manos, Rimini podría ser un ejemplo de lo que Paul Schrader denomina estilo trascendental, en su cotidiana repetición de números musicales, idas y venidas por la playa, encuentros sexuales desesperados y apariciones de una hija abandonada dispuesta a vengarse del modo más cutre posible. Sin embargo, los momentos que rompen la estructura cíclica del discurso se cierran de tal modo sobre el egoísmo y la radical soledad de los personajes que, si hay trascendencia, esta se reduce a una visión de la antesala del infierno que describiera Dante, poblada de almas mediocres, pusilánimes, ni siquiera lo suficientemente malvadas como para merecer los honores del fuego eterno, y aún así atrapadas sin bajo la máxima lasciate ogni speranza.

Sección Oficial

Oso de Oro a mejor film: Alcarràs de Carla Simón


Oso de Plata al Gran premio del jurado: The Novelist’s Film de Hong Sang-soo
Oso de Plata — Premio especial del jurado: Manto de gemas — Robe of Gems de Natalia López Gallardo
Oso de Plata a mejor director: Claire Denis por Both Sides of the Blade
Oso de Plata a mejor interpretación: Meltem Kaptan por Rabiye Kurnaz vs. George W. Bush — Rabiye Kurnaz gegen George W. Bush de de Andreas Dresen
Oso de Plata a mejor interpretación de reparto: Laura Basuki por Nana — Before, Now & Then de Kamila Andini
Oso de Plata a mejor guion: Laila Stieler por Rabiye Kurnaz vs. George W. Bush de Andreas Dresen
Oso de Plata a mejor contribución artística: Rithy Panh por Everything Will Be OK

Mención especial: A Piece of Sky de Michael Koch

Oso de Oro a mejor cortometraje: Trap de Anastasia Veber
Oso de Plata a premio del jurado (cortometraje): Sunday Morning — Xia Wu Guo Qu Le Yi Ban de Bruno Ribeiro
Mención especial: Bird in the Peninsula de Atsushi Wada

Berlinale Documentary Award: Myanmar Diaries de The Myanmar Film Collective
Mención especial: No U-Turn de Ike Nnaebue

GWFF Mejor debut: Sonne de Kurdwin Ayub

Berlin Short Film Candidate del European Film Awards: El sembrador de estrella de Lois Patiño

FIPRESCICompetición: Leonora Addio de Paolo Taviani

Encounters

Mejor película: Mutzenbacher de Ruth Beckermann
Mejor dirección: Cyril Schäublin por Unrest — Unruhe 
Premio Especial del Jurado: See You Friday Robinson de Mitra Farahani

FIPRESCI Encounters: Coma de Bertrand Bonello

Panorama

FIPRESCI Panorama: Bettina de Lutz Pehnert

Forum

FIPRESCI Forum: Super Natural de Jorge Jácome

Generation KPlus

Oso de Cristal a mejor película: Comedy Queen de Sanna Lenken
Mención especial: The Quiet Girl — An Cailín Ciúin de Colm Bairéad

Oso de Cristal a mejor cortometraje: Spotless de Emma Branderhorst
Mención especial: Luce and the Rock de Britt Raes

Gran Premio de Jurado Internacional Generation Kplus a mejor película: The Quiet Girl — An Cailín Ciúin de Colm Bairéad
Mención especial: Shabu de Shamira Raphaëla

Premio especial del Jurado Internacional Generation Kplus a mejor cortomeraje: Gavazn de Hadi Babaeifar
Mención especial: To Vancouver de Artemis Anastasiadou

Generation 14Plus

Oso de Cristal a mejor película: Alis de Clare Weiskopf and Nicolas van Hemelryck
Mención especial: Stay Awake de Jamie Sisley

Oso de Cristal a mejor cortometraje: Born in Damascus de Laura Wadha
Mención especial: Nada para ver aquí de Nicolas Bouchez

Gran Premio de Jurado Internacional Generation 14plus a mejor película: Kind Hearts de Olivia Rochette y Gerard-Jan Claes ex-aequo Skhema de Farkhat Sharipov

Premio especial del Jurado Internacional Generation 14plus a mejor cortomeraje: Au revoir Jérôme ! de Adam Sillard, Gabrielle Selnet y Chloé Farr
Mención especial: Blaues Rauschen de Simon Maria Kubiena ex-aequo Tinashé de Tig Terera

En desarrollo

Premio Berlinale Talents and Perspektive Deutsches Kino: She Makes and Unmakes de Jonas Bak ex-aequo Kurinji by Payal Sethi

Premio Internacional ArteKino: Girls Will Be Girls de Shuchi Talati

Eurimages co-producción en desarrollo: My Favourite Cake de Behtash Sanaeeha y Maryam Moghaddam

Premio VFF Talent Project Market: Girls Will Be Girls de Shuchi Talati

Otros premios

Compass-Perspektive-Award: Ladies Only de Rebana Liz John

AG Kino Gilde – Cinema Vision 14plus: Rafael Starman por Gewalten de Constantin Hatz

Escrito por

Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Vente a vernos a YouTube

Facebook

Novedades

Conectate