Conectate con --->

Suscríbete

Suscríbete

VOD

Pity: La libertad de dar pena

Si por algo se ha caracterizado el séptimo arte –como lo haría cualquier otra forma de expresión- dentro del plano humanístico, es por ser eco de la sociedad contemporánea. En el retrato de sus virtudes, obsesiones, pecados o anhelos, los cineastas griegos han creado un nuevo estilo de expresión, el cual no es sino fruto de una crisis que ha superado las barreras de lo económico, llegando a dañar la membrana humanitaria. Las alegorías que generan estos nuevos realizadores (quizás el más internacional de ellos sea Lanthimos) construyen pequeños universos donde la expresión se redescubre y el individuo es expuesto desde la caricaturización. Tal es así que podemos llegar a hablar de cine crítico, leer sus películas en clave de acción socio-política, o simplemente como exposición de una suma de descabelladas incidencias teñidas de humor negro.

La segunda película del director griego Babis Makridis continua la senda de su título anterior (L, 2012), enmarcándose desde los primeros compases dentro de los márgenes de este movimiento cinematográfico que ha pasado a definirse como la Nueva ola griega. El nivel estético juega en favor del primer juicio: austeridad, simetría, y una fría concisión caben en sus planos fijos que alternan primeros planos de gran profundidad de campo y planos abiertos de espacios diáfanos. Todo ello genera el ambiente hermético perfecto en el que desarrollar estas tragedias cuasi-clásicas traídas a nuestros días y representadas por nuestras realidades llevadas al inverosímil como muestra de la alienación de sus protagonistas.

Sin duda, se trata de un cine singular que encuentra en esta ocasión un protagonista que necesita vivir en el drama perpetuo convirtiéndose en el (pseudo)héroe trágico desde una estructura clásica, donde no faltan prólogo, monólogo interior del protagonista, oda lírica, ni catarsis final. La utilización de textos en pantalla nos adentra en el monólogo interno de un misántropo interpretado de forma impecable por Giannis Drakopoulus (un habitual de este género), descubriendo su moral al tiempo que los diálogos dejan fluir la trama. La citada catarsis, algo definitorio del género, se descubre enfatizada de forma especial en este caso como cierre desgarrador. Eso sí, anticipado por una ambientación penetrante en la que cada acción logra incidir.

A pesar de su primera impresión vacua, abúlica, la película se desenvuelve en un ambiente entre lo tétrico y lo cómico que aligera su metraje gracias al desconcierto en los límites de la realidad, sin duda un acierto del guion que el director firma junto a Efthymis Filippou, nombre casi definitorio de este cine por trabajar junto a casi todos los directores que pertenecen a este movimiento. Los contrastes de espacios y emociones generan la evolución de los personajes aumentando su alienación, reflejada de nuevo en sus actos en la búsqueda de más, antes de ser conscientes de que los valores han quedado arrasados por el camino.

Lo mejor: Volver a encontrarnos con una comedia tan oscura como el propio drama, dibujada dentro de un espacio inmutable, aunque reconocible.

Lo peor: Puede indigestarse incluso en los estómagos más experimentados si el día o el humor personal no acompañan.

Puede verse en FILMIN.

{{ reviewsOverall }} / 5 Usuario (0 votos)
¿Te ha interesado el texto?
. Deja tu opinión
Ordenar por:

Sé el primero en dejar una reseña.

User Avatar User Avatar
Verificado
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Mostrar más
{{ pageNumber+1 }}
Deja tu opinión

Su navegador no soporta la carga de imágenes. Por favor, elija uno moderno

Escrito por

Facebook

Twitter

Novedades

Conectate
Inscribete a nuestra Newsletter